PROYECTO DE BENEPLÁCITO POR EL 84 ANIVERSARIO DE TRES ISLETAS

PROYECTO DE DECLARACIÓN

 

 

El H. Senado de la Nación

 

DECLARA:

 

Su beneplácito por el 84º Aniversario de la fundación de “Tres Isletas”, Provincia del Chaco, que se conmemora el 19 de agosto; localidad conocida como la “Capital Provincial del Girasol”, una comunidad que desde 1937 es ejemplo del espíritu pujante hacia el progreso, batallando las adversidades de todos los tiempos y enfrentando hoy los desafíos planteados por la pandemia mundial.

Víctor Zimmermann-

 

FUNDAMENTOS

Señora Presidente:

 

La  presente iniciativa, tiene por finalidad declarar el beneplácito por el 84° aniversario de la fundación de la localidad chaqueña de “Tres Isletas”,  ocurrida el 19 de Agosto de 1937 según el Decreto número 112.348 del Poder Ejecutivo, firmado por el entonces Presidente Agustín P. Justo.

 

A 50 km al norte de Presidencia Roque Sáenz Peña, Tres Isletas se encuentra dentro de la Colonia Agrícola «Vélez Sarsfield» que fue la base de su nacimiento y evolución posterior. Esta colonia, era conocida sólo por gente de paso, en especial troperos que venían de la zona norte arriando su ganado para comercializarlo en Roque Sáenz Peña. El lugar se caracterizaba por la ubicación de una laguna de agua claras, rodeada por tres agrupaciones de árboles muy bien definidas y que comúnmente se denominaban «isletas».

 

Punto de descanso en el largo camino a través de los montes vírgenes y la fuente de donde los hombres y animales reponían energía y saciaban su sed, el lugar comenzó a llamarse consuetudinariamente «de las tres isletas» y conservó este nombre en su fundación oficial, aunque aquellos árboles que dieron origen a este querido municipio,  han desaparecido hoy día.

 

El asentamiento de los primeros habitantes fue desorganizado debido al ansia de instalarse de cualquier manera en lo que sería el ejido del pueblo próximo a nacer. En el año 1936 el Ingeniero Ernesto Arié realizó la mensura del sitio, y muchas de las casas quedaron situadas en plena calle, lo cual llevo a una necesaria re organización urbana, que arrojó como resultado la traza actual.

 

En aquellos tiempos el algodón constituyó el factor que congregó a los colonos, dando lugar al poblamiento de la Colonia Agrícola «Vélez Sarsfield». Algodón del tipo chaqueño, de fibra corta y semilla pesada; de mucha resistencia a las inclemencias del tiempo caluroso y muy rendidor -se alcanzó a conseguir desmontar dos toneladas por hectárea- haciéndolo por esto muy conveniente en esa época. Con la aparición de plagas, se lo reemplazó por otras variedades de tipo norteamericano, más resistente a las mismas, pero de menor rendimiento.

 

A finales de 1918, luego de concluida la Primera Guerra Mundial, se produjo la llegada masiva de los colonos extranjeros a resultas de la campaña del «oro blanco». El gobierno argentino había implementado comisiones encargadas de recorrer los países del Viejo Mundo, tratando de interesar a hombres y mujeres que quisieran venir a trabajar las vírgenes tierras del Chaco y otras regiones del suelo patrio.

 

Así, desde 1918 en adelante, fueron arribando a esta zona, familias  de distinta procedencia, superando las veinte nacionalidades, y se fueron incorporando a nuestro territorio, haciendo del mismo un verdadero crisol de razas.

 

El aporte nacional al poblamiento de la zona, era proveniente de Santiago del Estero y en menor medida de Corrientes. Este poblador distinto al europeo, en su gran mayoría tuvo una permanencia  transitoria en la región. A partir de 1938, al intensificarse el cultivo algodonero, se originó una gran demanda de «braceros» que se ocuparían del carpido, y la cosecha. Esto produjo la afluencia de personas que se trasladaban con toda su familia durante los meses de marzo y abril, permaneciendo en la zona hasta finalizada la recolección. Algunos decidieron probar suerte, radicándose en zonas aptas para el cultivo, transformándose de esta manera en colonos y pasando así a formar parte del núcleo poblacional del pueblo.

 

El primer colaborador de los colonos, fue el aborigen, que formó parte de la población pero nunca terminó de erradicarse allí. Llegaban en épocas de cosechas organizados en pequeños grupos liderados por «caciquillos», construyendo simples viviendas consistentes en palos clavados en el suelo y que recubrían con el tipo de pasto denominado «espartillo». Finalizada su labor, se retiraban a su lugar de origen, más al norte.

 

La siembra del girasol era por ese entonces un proyecto que presentaba dificultades, ya que se carecía de medios adecuados para su cosecha y desgranado (tarea por demás tediosa), sin embargo son varios los factores por los que Tres Isletas se volcó a su siembra intensiva. Entre ellos, los bajos precios pagados por la fibra de algodón hacia fines de la década del cincuenta, por falta de interés en el mercado y gran competencia que desalentaron a los trabajadores, la introducción de maquinarias nuevas en el agro y la necesidad de rotar cultivos por el cansancio de las tierras.

 

Este último factor llevó al INTA a incentivar una mayor rotación y diversificación de los mismos en toda la Provincia.

 

Tres Isletas y sus colonias fueron de las primeras en aceptar el desafío y a partir de 1961, se fue intensificando el cultivo de “una nueva oleaginosa”: el girasol, con tan buenos resultados que no tardó en relegar en importancia al del algodón. En la campaña 1973/74 se obtuvo un rendimiento sobresaliente, lo que impulsó al Sr. Juan Anic, vecino y colono del lugar, a incentivar a la Municipalidad local para que se inicien gestiones ante las autoridades provinciales para declarar a Tres Isletas Capital Provincial del Girasol. Las mismas originaron el Decreto Nro. 112 del año 1975, en que se accede a la solicitud.

 

En 1979 el Centro Juvenil Cooperativista, mediante una expresa solicitud del Municipio, tuvo a su cargo la organización de la Primera Fiesta Provincial del Girasol con gran suceso; lamentablemente no volvió a organizarse.

 

Si bien aquellas “originales tres isletas” desgraciadamente hoy ya no están, sí podemos afirmar, que afortunadamente se mantuvo muy firme, el espíritu pujante hacia el progreso que animó a los primeros pobladores y continúa vivo en la actual comunidad de Tres Isletas, que pese a las adversidades, siempre luchó por el porvenir y por la calidad de vida de sus habitantes.

 

En esta nueva actualidad de pandemia que nos toca transitar, con múltiples desafíos por delante, esta iniciativa adhiere a la conmemoración de este 84º aniversario de su fundación Tres Isletas, haciendo llegar a todos los vecinos de esta localidad chaqueña, un cálido saludo, uniéndonos al homenaje que la localidad rinde a los padres fundadores de su querida comunidad.

 

Por los fundamentos expuestos, solicito a mis pares en esta H. Cámara acompañen con su voto la aprobación del presente Proyecto de Declaración.

 

Víctor Zimmermann-

 

 

Info que puede interesarte

TRES ISLETAS “ASALTAN A CAMIONERO CERCA DEL PUENTE SALTO LA VIEJA”

Ocurrió en la noche del Viernes 20 de Agosto en la jurisdicción del Puente SALTO …

Deja un comentario