Interés General

Científicos del CONICET y productores marplatenses recrearon la cerveza que tomaban los egipcios

La cerveza es la bebida alcohólica más popular del mundo: 167 países fabrican alrededor de 150.000 millones de litros al año. Su historia acompañó la historia de la humanidad: con la adopción de la agricultura hace unos diez mil años atrás, los seres humanos comenzaron a producir sus propios alimentos, así como diversas bebidas estimulantes. 

A lo largo de milenos, personas de distintas partes del mundo aprovecharon los almidones (que son la principal reserva de nutrientes de las plantas), sobre todo de los cereales cultivados, como punto de partida para la fermentación (hecha por microbios) de bebidas alcohólicas como la cerveza.

Y aunque probablemente haya sido inventada en diferentes momentos en distintas partes del mundo, la civilización egipcia se cree que es una de las primeras en la historia de la humanidad en fabricar cerveza y, probablemente, haya sido la pionera en desarrollarla a gran escala: excavaciones arqueológicas realizadas el año pasado encontraron la fábrica cervecera más antigua del mundo, que data de los años 2.500 antes de Cristo, aproximadamente, y que podía fabricar alrededor de 26000 litros de cerveza.

En el Antiguo Egipto se creía que la cerveza había sido inventada por Osiris, una de sus deidades más importantes asociada a la fertilización, la muerte y la resurrección. La fabricación de cerveza era una actividad del ámbito femenino que se realizaba todos los días. Era consumida en los distintos estratos sociales, la bebían desde el faraón y los altos funcionarios del gobierno hasta los campesinos y artesanos. 

Además de su consumo diario, se bebía en festividades religiosas, eventos estatales y era una ofrenda muy frecuente para los dioses y los muertos. Incluso era utilizada como parte del pago de los trabajos realizados en proyerctos eclesiásticos y reales que requerían de la movilización de una enorme cantidad de personas. Asimismo, la cerveza era un bien preciado que se exportaba fuera de los límites del Antiguo Egipto.

Por otro lado, en el Antiguo Egipto se creía la sociedad egipcia adoptó y transformó los métodos de fabricación de la cerveza que existían en la antigua Sumeria (los sumerios no solo son considerados por muchos científicos y científicas como los inventores de la cerveza, sino también de la escritura cuneiforme, la más antigua de la humanidad), adquiriendo una escala mucho mayor de producción. Contaban con por lo menos diecisiete tipos de cerveza distintas. 

A partir de un documento clásico, denominado el papiro de zozimus de panopolis que data de fines del siglo 3 o principios del siglo 4 D.C., es que se conoce mejor el proceso de fabricación de la cerveza en el Antiguo Egipto.

 

 

En resumen, la cerveza no es una moda sino una bebida con miles y miles de años de historia a lo largo de la evolución de la humanidad y el devenir del hombre. Y parte de esa historia es a lo que se dedicó a estudiar Mariano Bonomo, investigador del CONICET, junto a las cervecerías Baum y Voodoo Brewing, para conocer de lleno la cultura egipcia.

Contenido externo embebido

Trabajando codo a codo terminaron trayendo nuevamente a la vida una cerveza que fue elaborada, según los textos sagrados, para calmar la furia de una Diosa que castigaba a la raza humana por descuidar la adoración a las deidades.

Se trata de la cerveza «Egipcia» Ocultas Pasiones que, tratando de seguir una receta lo más fiel posible, incluye ciertos ingredientes específicos que utilizaban los egipcios: Miel, dátiles, un tipo de trigo específico denominado trigo espelta, jengibre y pan, explican.

Esta especie de «cover cervecero» en honor a la cultura egipcia será el primero de un segmento al cual denominaron «espíritu milenario» y que contará con otras réplicas de cervezas provenientes de antiguas civilizaciones en las cuales la cerveza era de suma importan

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba